Ciclo coordinado por la Comisión de Sociales

Formada por Kitty Hallan, Pancho Guerrero y Cacho Cristofani, la recientemente creada Comisión de Sociales de Argentores informa que el jueves 26 de junio, a las 19, en el bar de la entidad, realizará la primera reunión del ciclo de encuentros denominado Celebración con autores.

Allí se festejarán los cumpleaños de los autores nacidos en abril, mayo y junio. Y se efectuará un cálido homenaje a los socios mayores ilustres. 

Se compartirán un lunch, múltiples anécdotas, divertdidos números de "stand up" y un renovado espíritu de compañerismo argentorista.

Para confirmar presencia, llamar a Argentores (11-4811-2582 / Comisión de Sociales) los jueves de 16 a 18.30. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Ciclo coordinado por la Comisión de Sociales

Formada por Kitty Hallan, Pancho Guerrero y Cacho Cristofani, la recientemente creada Comisión de Sociales de Argentores informa que el jueves 26 de junio, a las 19, en el bar de la entidad, realizará la primera reunión del ciclo de encuentros denominado Celebración con autores.

Allí se festejarán los cumpleaños de los autores nacidos en abril, mayo y junio. Y se efectuará un cálido homenaje a los socios mayores ilustres. 

Se compartirán un lunch, múltiples anécdotas, divertdidos números de "stand up" y un renovado espíritu de compañerismo argentorista.

Para confirmar presencia, llamar a Argentores (11-4811-2582 / Comisión de Sociales) los jueves de 16 a 18.30. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

ES EN HOMENAJE A TEATRO ABIERTO; ARGENTORES FORMO PARTE DEL JURADO

Se dieron a conocer los 18 ganadores del Concurso Federal de Dramaturgia “Nuestro Teatro”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, en homenaje al movimiento Teatro Abierto. 

Los ganadores obtendrán $10.000 cada uno y podrán realizar y poner en escena las obras. La elección estuvo a cargo de un jurado conformado por Lautaro Vilo, de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación; Virginia Innocenti, actriz y cantante; Cristina Merelli y Andres Bazzalo, del Instituto Nacional del Teatro, y Roberto Perinelli, de Argentores. 

En el acto, y tras un período de extensas deliberaciones basado en la lectura previa y en el análisis efectuado sobre la totalidad de los proyectos presentados, se determinaron los resultados de acuerdo con los criterios de selección detallados en el reglamento de bases y condiciones del concurso. 

Entre ellos, debían abordar alguno de los ejes: la vida en democracia y sus pilares; la historia y la obra de personalidades destacadas del ámbito nacional que representen los valores democráticos, o situaciones cotidianas que muestren cómo la democracia permite vivir con dignidad, creatividad y libertad. 

A continuación, se enumeran las propuestas ganadoras:

1. El reportaje, Santiago Varela

 2. Mariposa de pies descalzos, Luis Fernando Quinteros

 3. No estabas, Isabel Salas

 4. Liniers, Javier Ignacio García Crocco

 5. Apología, Cristian Eduardo Palacios

 6. Levantar Fierro, Andrés Eneas Binetti / Mariano Nicolás Saba

 7. Padre e hijo contemplando la sombra de un día, Luis Cano.

 8. Espejos hacia atrás, Ariel Esteban Barchilon

 9. El cruce farsa sindicalista, Fabricio Ariel Rottella

 10. Canciones en momentos de él, Martín Marcos Morgenfeld

 11. Anacrónicas, Julián Mola

 12. La decisión de Yanina, Juan Pablo Laplace

 13. Dogs, Susana Fernández y Abascal

 14. La ley marcial, Héctor Rubén Levy-Daniel

 15. Que lejos aun, Araceli Mariel Arreche

 16. Sala de espera, Carla Conti (Marta Beatriz Manzano)

 17. Si vas a llorar que sea de noche, Rosana Mariel Aramburu

 18. Expediente 1983, Laura Andrea Abratte

 

 

ES EN HOMENAJE A TEATRO ABIERTO; ARGENTORES FORMO PARTE DEL JURADO

Se dieron a conocer los 18 ganadores del Concurso Federal de Dramaturgia “Nuestro Teatro”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, en homenaje al movimiento Teatro Abierto. 

Los ganadores obtendrán $10.000 cada uno y podrán realizar y poner en escena las obras. La elección estuvo a cargo de un jurado conformado por Lautaro Vilo, de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación; Virginia Innocenti, actriz y cantante; Cristina Merelli y Andres Bazzalo, del Instituto Nacional del Teatro, y Roberto Perinelli, de Argentores. 

En el acto, y tras un período de extensas deliberaciones basado en la lectura previa y en el análisis efectuado sobre la totalidad de los proyectos presentados, se determinaron los resultados de acuerdo con los criterios de selección detallados en el reglamento de bases y condiciones del concurso. 

Entre ellos, debían abordar alguno de los ejes: la vida en democracia y sus pilares; la historia y la obra de personalidades destacadas del ámbito nacional que representen los valores democráticos, o situaciones cotidianas que muestren cómo la democracia permite vivir con dignidad, creatividad y libertad. 

A continuación, se enumeran las propuestas ganadoras:

1. El reportaje, Santiago Varela

 2. Mariposa de pies descalzos, Luis Fernando Quinteros

 3. No estabas, Isabel Salas

 4. Liniers, Javier Ignacio García Crocco

 5. Apología, Cristian Eduardo Palacios

 6. Levantar Fierro, Andrés Eneas Binetti / Mariano Nicolás Saba

 7. Padre e hijo contemplando la sombra de un día, Luis Cano.

 8. Espejos hacia atrás, Ariel Esteban Barchilon

 9. El cruce farsa sindicalista, Fabricio Ariel Rottella

 10. Canciones en momentos de él, Martín Marcos Morgenfeld

 11. Anacrónicas, Julián Mola

 12. La decisión de Yanina, Juan Pablo Laplace

 13. Dogs, Susana Fernández y Abascal

 14. La ley marcial, Héctor Rubén Levy-Daniel

 15. Que lejos aun, Araceli Mariel Arreche

 16. Sala de espera, Carla Conti (Marta Beatriz Manzano)

 17. Si vas a llorar que sea de noche, Rosana Mariel Aramburu

 18. Expediente 1983, Laura Andrea Abratte

 

 

ATENCION AUTORES RADIALES

 

Es preocupación (y ocupación) de todo Argentores valorar el rol del autor. 

Pero en radio el problema va más allá: la mayor parte de los autores de radio no saben que lo son. 

La autoría, tan clara en el terreno de la ficción, queda enmascarada por la falta de conciencia del valor que aporta lo creativo al mundo de la no-ficción, en el cual a partir del trabajo de un guionista de radio se alcanza a traducir autoralmente el mundo. 

Siempre ha sido política del Consejo Profesional de Radio dar a conocer los proyectos cuando ya están gestionados. En este caso, sin embargo, considera que es fundamental que los autores no sólo estén al tanto de lo que se está haciendo desde este espacio sino encareciéndoles que aporten lo propio y difundan, multiplicándolos, los esfuerzos en ese sentido. 

La apertura de una página en Facebook “Consejo Profesional de Radio de Argentores”, que está funcionando bien, la difusión de un díptico que convoca a los autores para declarar sus obras y que funcionará como inicio de una campaña en tal sentido, las tratativas con el ISER para hacer un nuevo convenio que comprenda en su articulado este llamado a la concientización y la gestión de un encuentro personal entre los autores y figuras consagradas de la radio en un evento bimensual que se llamará  “Noches de Radio” y que acercará el peso y la experiencia de los maestros en el género, contribuirán sin duda a la propuesta de este Consejo: anunciar a todos los autores de radio que son parte de un colectivo, que tienen una institución centenaria que no sólo los cobija, acompaña y protege sino que los integra, como merecen, al mundo profesional. 

Se trata, sin duda, de un modo muy especial de “hacer docencia”. 

Concientes desde siempre de la relación entre lo educativo y lo comunicacional, el Consejo ya había hecho hace dos años una rica experiencia con el tema de la radio en la escuela. La propuesta que se eligió para el trabajo fue “los valores”, que puso en claro que los alumnos de la escuela primaria saben mucho más de lo que ellos mismos suponen. Este año, en el que la repetición de ese experimento se hace aconsejable dada su problemática de concientización de los autores, se volvió a convocar a la Profesora Paula Malagraba, quien trabajará con sus alumnos durante todo el año (esa vez con alumnos de la escuela pública) con los temas “educación e instrucción”. Que no son lo mismo, como es bien sabido, pero que tienen en común que sólo la creación autoral puede lograr que se consoliden y retroalimenten. 

 

 

ATENCION AUTORES RADIALES

 

Es preocupación (y ocupación) de todo Argentores valorar el rol del autor. 

Pero en radio el problema va más allá: la mayor parte de los autores de radio no saben que lo son. 

La autoría, tan clara en el terreno de la ficción, queda enmascarada por la falta de conciencia del valor que aporta lo creativo al mundo de la no-ficción, en el cual a partir del trabajo de un guionista de radio se alcanza a traducir autoralmente el mundo. 

Siempre ha sido política del Consejo Profesional de Radio dar a conocer los proyectos cuando ya están gestionados. En este caso, sin embargo, considera que es fundamental que los autores no sólo estén al tanto de lo que se está haciendo desde este espacio sino encareciéndoles que aporten lo propio y difundan, multiplicándolos, los esfuerzos en ese sentido. 

La apertura de una página en Facebook “Consejo Profesional de Radio de Argentores”, que está funcionando bien, la difusión de un díptico que convoca a los autores para declarar sus obras y que funcionará como inicio de una campaña en tal sentido, las tratativas con el ISER para hacer un nuevo convenio que comprenda en su articulado este llamado a la concientización y la gestión de un encuentro personal entre los autores y figuras consagradas de la radio en un evento bimensual que se llamará  “Noches de Radio” y que acercará el peso y la experiencia de los maestros en el género, contribuirán sin duda a la propuesta de este Consejo: anunciar a todos los autores de radio que son parte de un colectivo, que tienen una institución centenaria que no sólo los cobija, acompaña y protege sino que los integra, como merecen, al mundo profesional. 

Se trata, sin duda, de un modo muy especial de “hacer docencia”. 

Concientes desde siempre de la relación entre lo educativo y lo comunicacional, el Consejo ya había hecho hace dos años una rica experiencia con el tema de la radio en la escuela. La propuesta que se eligió para el trabajo fue “los valores”, que puso en claro que los alumnos de la escuela primaria saben mucho más de lo que ellos mismos suponen. Este año, en el que la repetición de ese experimento se hace aconsejable dada su problemática de concientización de los autores, se volvió a convocar a la Profesora Paula Malagraba, quien trabajará con sus alumnos durante todo el año (esa vez con alumnos de la escuela pública) con los temas “educación e instrucción”. Que no son lo mismo, como es bien sabido, pero que tienen en común que sólo la creación autoral puede lograr que se consoliden y retroalimenten. 

 

 

EL VICEPRESIDENTE DE LA ENTIDAD, BERNARDO CAREY, LEYO UN TEXTO ALUSIVO; "EL DERECHO DE AUTOR NO ES DE ARGENTORES, ES DEL AUTOR", INDICO

 

El Teatro Cervantes fue la sede para la celebración en Buenos Aires del Día Mundial del Teatro, este miércoles. 

Primero, Argentores, la Asociación Argentina de Actores, el Teatro Nacional Cervantes y el Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro/Unesco presentaron "Avances del Teatro Argentino y su Actualidad", con una lectura del mensaje nacional a cargo de la dramaturga Patricia Zangaro.En tanto Pepe Soriano (presidente del Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro) leyó el mensaje internacional que este año escribió el dramaturgo y director sudafricano Brett Bailey. 

Bernardo Carey, Vicepresidente de Argentores, leyó el siguiente texto, que a continuacion reproduciomos:  "Excelente mensaje internacional del que Argentores no puede menos que resctar la valorización que el dramaturgo sudafricano Brett Bailey hace de la Representación como fin ineludible de la teatralidad y del ofico del autor llamado a darle contenido a esa Representación.

Argentores cree que sin Representación no podrá el teatro acercarse tanto a los vencedores como a los vencidos, a los usurpadores como a los desposeídos, a los propietarios como a los desalojados como lo hace o debería hacerlo ahora.

Sin Representación no habrá pasiones humanas en el escenario.

Los teatristas somos una comunidad democrática y abierta. En nuestro ámbito no sólo opinan los que lo integran, los hacedores. 

También opinan los neófitos y los sabios, los perplejos y los filósofos y ¿por qué no? los rentistas, los miserables, los millonarios, los descamisados y ¡hasta nuestros amigos los críticos! En la época democrática de la sociedad capitalista el arte y su contemplación están al alcance de la manos de quien se lo proponga. 

Este acto de hoy no es entonces por suerte, un recordatorio fúnebre de un hecho acontecido hace centenares de años sino la afirmación de la voluntad militante de un colectivo, el teatral, para seguir avanzando sin atender discursos de filósofos "post" que anuncian el fin de la Representación, el fin de la Palabra o el fin del Arte. 

Los dramaturgos nos sentimos honrados de que el Mensaje pida más de nosotros. 

Que reclame, entonces, de nuestro oficio. No por nada Argentores, pese a su mala fama de recaudadora de impuestos, es una sociedad de autores organizados que reivindican el texto. 

Nosotros creemos que la escritura teatral es lo perenne del arte teatral. 

Por otro lado también es cierto que solemos traer a la arena teatral intereses distintos que pueden estallar entre sí. Al fin y al cabo, como dijimos, vivimos en una sociedad democrática. El cobro de derechos viene después de esa discusión. 

Convengamos en que ese cobro comenzó cuando comenzó la mismísima sociedad capitalista. No antes. Ni tampoco mucho después. Nuestras sociedades de derecho de autor se crearon en todo el mundo a partir de las revoluciones burguesas del siglo XIX. Moliere no cobraba derecho de autor. Tampoco Esquilo. Acordaban con la Monarquía, con el Emperador o con la Jerarquía Eclesiástica su modo de subsistencia. Ya no está el monarca, ya no está el Emperador ni la Iglesia. 

Acordemos entre nosotros. 

Con los veteranos y con los que se inician. 

Con todos los que entran a este colectivo. 

El derecho de autor no es de Argentores, es del Autor." 

El público fue recibido en el foyer del Cervantes por Claudio Gallardou y Tony Lestinghi de La Banda de la Risa, y durante la ceremonia tuvo la oportunidad de disfrutar una selección de momentos de cuatro espectáculos. 

Luego se presentaron Tierra del fuego de Mario Diament con dirección de Daniel Marcove y un elenco integrado por Alejandra Darín y Miguel Jordán, junto a Carlo Argento, Ricardo Merkin, Juan Carlos Ricci y Elena Petraglia. Después, Julia Calvo, Jorge Suárez, Néstor Caniglia y el músico Diego Vila interpretaron fragmentos de la premiada Manzi, la vida en orsai, de Bernardo Carey, Gambartes y Vila, dirigida por Gambartes y Vila.

Se presentaron también Para mí sos hermosa de Paula Rasenberg, con dirección de Marcelo Nacci y Venimos de muy lejos por el Grupo Catalinas al Sur que dirigen Adhemar Bianchi y Stella Giaquinto.

Como cada año, esta celebración en el Teatro Nacional Cervantes fue una fiesta con destacados artistas representantes de los distintos rubros teatrales y el público, impulsado por el director, investigador y profesor Francisco Javier, autor de la idea y director del acto. La coordinación técnica fue de Carlos Di Pasquo, la coordinación ejecutiva de Damián Rovner y la producción y presentación, a cargo de la periodista e investigadora teatral Ana Seoane. 

EL VICEPRESIDENTE DE LA ENTIDAD, BERNARDO CAREY, LEYO UN TEXTO ALUSIVO; "EL DERECHO DE AUTOR NO ES DE ARGENTORES, ES DEL AUTOR", INDICO

 

El Teatro Cervantes fue la sede para la celebración en Buenos Aires del Día Mundial del Teatro, este miércoles. 

Primero, Argentores, la Asociación Argentina de Actores, el Teatro Nacional Cervantes y el Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro/Unesco presentaron "Avances del Teatro Argentino y su Actualidad", con una lectura del mensaje nacional a cargo de la dramaturga Patricia Zangaro.En tanto Pepe Soriano (presidente del Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro) leyó el mensaje internacional que este año escribió el dramaturgo y director sudafricano Brett Bailey. 

Bernardo Carey, Vicepresidente de Argentores, leyó el siguiente texto, que a continuacion reproduciomos:  "Excelente mensaje internacional del que Argentores no puede menos que resctar la valorización que el dramaturgo sudafricano Brett Bailey hace de la Representación como fin ineludible de la teatralidad y del ofico del autor llamado a darle contenido a esa Representación.

Argentores cree que sin Representación no podrá el teatro acercarse tanto a los vencedores como a los vencidos, a los usurpadores como a los desposeídos, a los propietarios como a los desalojados como lo hace o debería hacerlo ahora.

Sin Representación no habrá pasiones humanas en el escenario.

Los teatristas somos una comunidad democrática y abierta. En nuestro ámbito no sólo opinan los que lo integran, los hacedores. 

También opinan los neófitos y los sabios, los perplejos y los filósofos y ¿por qué no? los rentistas, los miserables, los millonarios, los descamisados y ¡hasta nuestros amigos los críticos! En la época democrática de la sociedad capitalista el arte y su contemplación están al alcance de la manos de quien se lo proponga. 

Este acto de hoy no es entonces por suerte, un recordatorio fúnebre de un hecho acontecido hace centenares de años sino la afirmación de la voluntad militante de un colectivo, el teatral, para seguir avanzando sin atender discursos de filósofos "post" que anuncian el fin de la Representación, el fin de la Palabra o el fin del Arte. 

Los dramaturgos nos sentimos honrados de que el Mensaje pida más de nosotros. 

Que reclame, entonces, de nuestro oficio. No por nada Argentores, pese a su mala fama de recaudadora de impuestos, es una sociedad de autores organizados que reivindican el texto. 

Nosotros creemos que la escritura teatral es lo perenne del arte teatral. 

Por otro lado también es cierto que solemos traer a la arena teatral intereses distintos que pueden estallar entre sí. Al fin y al cabo, como dijimos, vivimos en una sociedad democrática. El cobro de derechos viene después de esa discusión. 

Convengamos en que ese cobro comenzó cuando comenzó la mismísima sociedad capitalista. No antes. Ni tampoco mucho después. Nuestras sociedades de derecho de autor se crearon en todo el mundo a partir de las revoluciones burguesas del siglo XIX. Moliere no cobraba derecho de autor. Tampoco Esquilo. Acordaban con la Monarquía, con el Emperador o con la Jerarquía Eclesiástica su modo de subsistencia. Ya no está el monarca, ya no está el Emperador ni la Iglesia. 

Acordemos entre nosotros. 

Con los veteranos y con los que se inician. 

Con todos los que entran a este colectivo. 

El derecho de autor no es de Argentores, es del Autor." 

El público fue recibido en el foyer del Cervantes por Claudio Gallardou y Tony Lestinghi de La Banda de la Risa, y durante la ceremonia tuvo la oportunidad de disfrutar una selección de momentos de cuatro espectáculos. 

Luego se presentaron Tierra del fuego de Mario Diament con dirección de Daniel Marcove y un elenco integrado por Alejandra Darín y Miguel Jordán, junto a Carlo Argento, Ricardo Merkin, Juan Carlos Ricci y Elena Petraglia. Después, Julia Calvo, Jorge Suárez, Néstor Caniglia y el músico Diego Vila interpretaron fragmentos de la premiada Manzi, la vida en orsai, de Bernardo Carey, Gambartes y Vila, dirigida por Gambartes y Vila.

Se presentaron también Para mí sos hermosa de Paula Rasenberg, con dirección de Marcelo Nacci y Venimos de muy lejos por el Grupo Catalinas al Sur que dirigen Adhemar Bianchi y Stella Giaquinto.

Como cada año, esta celebración en el Teatro Nacional Cervantes fue una fiesta con destacados artistas representantes de los distintos rubros teatrales y el público, impulsado por el director, investigador y profesor Francisco Javier, autor de la idea y director del acto. La coordinación técnica fue de Carlos Di Pasquo, la coordinación ejecutiva de Damián Rovner y la producción y presentación, a cargo de la periodista e investigadora teatral Ana Seoane. 

EL VICEPRESIDENTE DE LA ENTIDAD, BERNARDO CAREY, LEYO UN TEXTO ALUSIVO; "EL DERECHO DE AUTOR NO ES DE ARGENTORES, ES DEL AUTOR", INDICO

El Teatro Cervantes fue la sede para la celebración en Buenos Aires del Día Mundial del Teatro, este miércoles. 

Primero, Argentores, la Asociación Argentina de Actores, el Teatro Nacional Cervantes y el Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro/Unesco presentaron "Avances del Teatro Argentino y su Actualidad", con una lectura del mensaje nacional a cargo de la dramaturga Patricia Zangaro.En tanto Pepe Soriano (presidente del Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro) leyó el mensaje internacional que este año escribió el dramaturgo y director sudafricano Brett Bailey. 

Bernardo Carey, Vicepresidente de Argentores, leyó el siguiente texto, que a continuacion reproduciomos:  "Excelente mensaje internacional del que Argentores no puede menos que resctar la valorización que el dramaturgo sudafricano Brett Bailey hace de la Representación como fin ineludible de la teatralidad y del ofico del autor llamado a darle contenido a esa Representación.

Argentores cree que sin Representación no podrá el teatro acercarse tanto a los vencedores como a los vencidos, a los usurpadores como a los desposeídos, a los propietarios como a los desalojados como lo hace o debería hacerlo ahora.

Sin Representación no habrá pasiones humanas en el escenario.

Los teatristas somos una comunidad democrática y abierta. En nuestro ámbito no sólo opinan los que lo integran, los hacedores. 

También opinan los neófitos y los sabios, los perplejos y los filósofos y ¿por qué no? los rentistas, los miserables, los millonarios, los descamisados y ¡hasta nuestros amigos los críticos! En la época democrática de la sociedad capitalista el arte y su contemplación están al alcance de la manos de quien se lo proponga. 

Este acto de hoy no es entonces por suerte, un recordatorio fúnebre de un hecho acontecido hace centenares de años sino la afirmación de la voluntad militante de un colectivo, el teatral, para seguir avanzando sin atender discursos de filósofos "post" que anuncian el fin de la Representación, el fin de la Palabra o el fin del Arte. 

Los dramaturgos nos sentimos honrados de que el Mensaje pida más de nosotros. 

Que reclame, entonces, de nuestro oficio. No por nada Argentores, pese a su mala fama de recaudadora de impuestos, es una sociedad de autores organizados que reivindican el texto. 

Nosotros creemos que la escritura teatral es lo perenne del arte teatral. 

Por otro lado también es cierto que solemos traer a la arena teatral intereses distintos que pueden estallar entre sí. Al fin y al cabo, como dijimos, vivimos en una sociedad democrática. El cobro de derechos viene después de esa discusión. 

Convengamos en que ese cobro comenzó cuando comenzó la mismísima sociedad capitalista. No antes. Ni tampoco mucho después. Nuestras sociedades de derecho de autor se crearon en todo el mundo a partir de las revoluciones burguesas del siglo XIX. Moliere no cobraba derecho de autor. Tampoco Esquilo. Acordaban con la Monarquía, con el Emperador o con la Jerarquía Eclesiástica su modo de subsistencia. Ya no está el monarca, ya no está el Emperador ni la Iglesia. 

Acordemos entre nosotros. 

Con los veteranos y con los que se inician. 

Con todos los que entran a este colectivo. 

El derecho de autor no es de Argentores, es del Autor." 

El público fue recibido en el foyer del Cervantes por Claudio Gallardou y Tony Lestinghi de La Banda de la Risa, y durante la ceremonia tuvo la oportunidad de disfrutar una selección de momentos de cuatro espectáculos. 

Luego se presentaron Tierra del fuego de Mario Diament con dirección de Daniel Marcove y un elenco integrado por Alejandra Darín y Miguel Jordán, junto a Carlo Argento, Ricardo Merkin, Juan Carlos Ricci y Elena Petraglia. Después, Julia Calvo, Jorge Suárez, Néstor Caniglia y el músico Diego Vila interpretaron fragmentos de la premiada Manzi, la vida en orsai, de Bernardo Carey, Gambartes y Vila, dirigida por Gambartes y Vila.

Se presentaron también Para mí sos hermosa de Paula Rasenberg, con dirección de Marcelo Nacci y Venimos de muy lejos por el Grupo Catalinas al Sur que dirigen Adhemar Bianchi y Stella Giaquinto.

Como cada año, esta celebración en el Teatro Nacional Cervantes fue una fiesta con destacados artistas representantes de los distintos rubros teatrales y el público, impulsado por el director, investigador y profesor Francisco Javier, autor de la idea y director del acto. La coordinación técnica fue de Carlos Di Pasquo, la coordinación ejecutiva de Damián Rovner y la producción y presentación, a cargo de la periodista e investigadora teatral Ana Seoane.

EL VICEPRESIDENTE DE LA ENTIDAD, BERNARDO CAREY, LEYO UN TEXTO ALUSIVO; "EL DERECHO DE AUTOR NO ES DE ARGENTORES, ES DEL AUTOR", INDICO

El Teatro Cervantes fue la sede para la celebración en Buenos Aires del Día Mundial del Teatro, este miércoles. 

Primero, Argentores, la Asociación Argentina de Actores, el Teatro Nacional Cervantes y el Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro/Unesco presentaron "Avances del Teatro Argentino y su Actualidad", con una lectura del mensaje nacional a cargo de la dramaturga Patricia Zangaro.En tanto Pepe Soriano (presidente del Centro Argentino del Instituto Internacional del Teatro) leyó el mensaje internacional que este año escribió el dramaturgo y director sudafricano Brett Bailey. 

Bernardo Carey, Vicepresidente de Argentores, leyó el siguiente texto, que a continuacion reproduciomos:  "Excelente mensaje internacional del que Argentores no puede menos que resctar la valorización que el dramaturgo sudafricano Brett Bailey hace de la Representación como fin ineludible de la teatralidad y del ofico del autor llamado a darle contenido a esa Representación.

Argentores cree que sin Representación no podrá el teatro acercarse tanto a los vencedores como a los vencidos, a los usurpadores como a los desposeídos, a los propietarios como a los desalojados como lo hace o debería hacerlo ahora.

Sin Representación no habrá pasiones humanas en el escenario.

Los teatristas somos una comunidad democrática y abierta. En nuestro ámbito no sólo opinan los que lo integran, los hacedores. 

También opinan los neófitos y los sabios, los perplejos y los filósofos y ¿por qué no? los rentistas, los miserables, los millonarios, los descamisados y ¡hasta nuestros amigos los críticos! En la época democrática de la sociedad capitalista el arte y su contemplación están al alcance de la manos de quien se lo proponga. 

Este acto de hoy no es entonces por suerte, un recordatorio fúnebre de un hecho acontecido hace centenares de años sino la afirmación de la voluntad militante de un colectivo, el teatral, para seguir avanzando sin atender discursos de filósofos "post" que anuncian el fin de la Representación, el fin de la Palabra o el fin del Arte. 

Los dramaturgos nos sentimos honrados de que el Mensaje pida más de nosotros. 

Que reclame, entonces, de nuestro oficio. No por nada Argentores, pese a su mala fama de recaudadora de impuestos, es una sociedad de autores organizados que reivindican el texto. 

Nosotros creemos que la escritura teatral es lo perenne del arte teatral. 

Por otro lado también es cierto que solemos traer a la arena teatral intereses distintos que pueden estallar entre sí. Al fin y al cabo, como dijimos, vivimos en una sociedad democrática. El cobro de derechos viene después de esa discusión. 

Convengamos en que ese cobro comenzó cuando comenzó la mismísima sociedad capitalista. No antes. Ni tampoco mucho después. Nuestras sociedades de derecho de autor se crearon en todo el mundo a partir de las revoluciones burguesas del siglo XIX. Moliere no cobraba derecho de autor. Tampoco Esquilo. Acordaban con la Monarquía, con el Emperador o con la Jerarquía Eclesiástica su modo de subsistencia. Ya no está el monarca, ya no está el Emperador ni la Iglesia. 

Acordemos entre nosotros. 

Con los veteranos y con los que se inician. 

Con todos los que entran a este colectivo. 

El derecho de autor no es de Argentores, es del Autor." 

El público fue recibido en el foyer del Cervantes por Claudio Gallardou y Tony Lestinghi de La Banda de la Risa, y durante la ceremonia tuvo la oportunidad de disfrutar una selección de momentos de cuatro espectáculos. 

Luego se presentaron Tierra del fuego de Mario Diament con dirección de Daniel Marcove y un elenco integrado por Alejandra Darín y Miguel Jordán, junto a Carlo Argento, Ricardo Merkin, Juan Carlos Ricci y Elena Petraglia. Después, Julia Calvo, Jorge Suárez, Néstor Caniglia y el músico Diego Vila interpretaron fragmentos de la premiada Manzi, la vida en orsai, de Bernardo Carey, Gambartes y Vila, dirigida por Gambartes y Vila.

Se presentaron también Para mí sos hermosa de Paula Rasenberg, con dirección de Marcelo Nacci y Venimos de muy lejos por el Grupo Catalinas al Sur que dirigen Adhemar Bianchi y Stella Giaquinto.

Como cada año, esta celebración en el Teatro Nacional Cervantes fue una fiesta con destacados artistas representantes de los distintos rubros teatrales y el público, impulsado por el director, investigador y profesor Francisco Javier, autor de la idea y director del acto. La coordinación técnica fue de Carlos Di Pasquo, la coordinación ejecutiva de Damián Rovner y la producción y presentación, a cargo de la periodista e investigadora teatral Ana Seoane.