Ante una gravísima situación, el Consejo de Radio de la entidad reclama una solución

Ante una gravísima situación, el Consejo de Radio de la entidad reclama una solución

Ya padecimos el cierre de radio América, la dramática situación de Del Plata, el retraso de pago del FOMECA a las radios comunitarias, despidos en Rock and Pop y Splendid y ahora asistimos a la quiebra de Radio Rivadavia y a la incertidumbre que padecen los trabajadores de las radios del Grupo Indalo (AM Diez, FM Pop, Vale y One) ante la inminente venta por una deuda formidable.

Es tiempo de que el Estado intervenga para evitar que esto siga sucediendo. 

Cada radio que entra en crisis significa familias enteras en vilo; voces y universos culturales que dejan de estar representados. 

Las autoridades deben bregar para que los empresarios de los medios cumplan con sus obligaciones y, de no hacerlo, retirarles la explotación de las licencias. Vemos con preocupación el letargo de situaciones dramáticas que ya han sido denunciadas y que hasta el momento no han tenido solución. 

Por tal motivo convocamos a todos los que de alguna manera tienen la obligación de custodiar el buen funcionamiento de las emisoras para que tomen cartas en el asunto. 

Llamamos a asumir responsabilidades, a proteger a los trabajadores y a las emisoras como fuentes de trabajo, información y cultura.

Argentores se solidariza con la gran cantidad de compañeros que no cobran sus salarios, que les quitaron su cobertura médica - a ellos y a sus familias -, que no perciben los aportes patronales y que viven en la incertidumbre de un futuro cada vez más preocupante

.

Consejo Profesional de Radio de Argentores