Declaración de entidades y profesionales del vecino país

Declaración de entidades y profesionales del vecino país

TEXTO ENVIADO AL MINISTERIO DE CULTURA DE LA ARGENTINA Y
AL INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y ARTES AUSIOVISUALES - INCAA

“Estimados Señores: 

Al tomar conocimiento de la carta-manifestación firmada por dieciséis entidades representativas del cine y audiovisual de vuestra nación, representadas a través de la MULTISECTORIAL AUDIOVISUAL DE ARGENTINA, país hermano y con quién venimos estrechando lazos y una creciente cooperación de producciones audiovisuales, a través incluso de convocatorias de coproducción bilaterales para largometrajes y ahora también en evaluación para coproducciones de series para TV, queremos manifestar nuestra profunda preocupación por lo que pueda suceder en adelante. 

Las entidades sectoriales brasileñas aquí representadas respetan y reconocen al cine y audiovisual argentino como uno de los más fértiles y creativos en el seno de las industrias creativas alrededor del mundo. 

Tan fundamental para la nación Argentina y Latinoamérica como lo son las industrias audiovisuales de Brasil, Chile, México, Uruguay, Colombia y tantas otras más que consolidan más y más nuestra identidad, y resisten bravamente a la hegemónica ocupación de nuestros mercados por productos audiovisuales generados en usinas de producción y distribución de los países más ricos, en particular por Hollywood, además de la masiva producción televisiva de los Estados Unidos entre otras. 

Estamos completamente a favor de la diversidad y libertad cultural y audiovisual, así como del avance de mercados cada vez más abiertos también a los productos altamente calificados provenientes de esas economías más desarrolladas.  Sin embargo, en ambos países sabemos que solo seremos capaces de hacer frente a la extrema competitividad de los agentes más poderosos de la industria cinematográfica y audiovisual internacional, si contamos con políticas de Estado sólidas, permanentes y compartidas con la sociedad civil.  Para lo cual es indispensable que la actividad audiovisual de nuestros países esté regulada y nuestra industria estimulada y protegida. En Brasil, en medio de una crisis económica sin precedentes como la de estos últimos años, nuestra industria audiovisual sigue creciendo más del 6% al año.  Esto únicamente se debe a que hay una sociedad civil y un Estado conscientes, que han sido capaces de mantener una regulación adecuada del mercado y apoyo sólido a la producción nacional. No sólo para la generación de películas y series televisivas calificadas como “comerciales”, sino de todos los géneros y estilos narrativos conocidos, donde tienen especial importancia los productos audiovisuales considerados autorales, que tantos premios internacionales han cosechado para nuestro país.  La institución brasilera máxima del sector audiovisual que es el Consejo Superior de Cine (CSC) funciona en base a una sólida y permanente participación de los representantes de las entidades del audiovisual nacional, y es gracias a ese diálogo y dinámica de ida y vuelta democrática permanente, que el sector sigue creciendo y enfrentando todo tipo de crisis económicas y coyunturales. 

Lo mismo observamos con respecto a la Argentina, donde sus películas y series televisivas, han alcanzado ya hace tiempo el mercado internacional, obteniendo una premiación destacada en los principales festivales de cine y audiovisuales del mundo, incluidos los Oscars que han proyectado y abierto puertas a varios de sus creadores y artistas en numerosos países.  Reducir o “endurecer” el sistema de fomento público en la Argentina, como parece asegurar la reciente Resolución 942, que está siendo objetada de manera unánime por las entidades del audiovisual argentino, implicaría moverse a contramano de la historia. La industria cultural es una de las actividades de las que vuestra nación puede sentirse más orgullosa y una de las que atrae el mayor reconocimiento internacional y miradas hacia Argentina. Interrumpir ese camino virtuoso tendría consecuencias muy negativas para la industria audiovisual de toda la región, además de generar desempleo y crisis al sector. 

Queremos entonces manifestar nuestra irrestricta solidaridad hacia el cine y audiovisual argentinos, y apelar a la sensibilidad de quienes tiene la responsabilidad de conducir la producción audiovisual de vuestro país hacia un destino culturalmente impostergable en común con la nuestra y del resto de Iberoamérica, para que se restablezca el diálogo con la Multisectorial Audiovisual, sin poner en riesgo a un sector tan potente y simbólicamente significativo de vuestro importante país. “

 

Entidades:  

·  BRAVI – Brasil Audiovisual – Asociación de los Productores Independientes de televisión 


·  SICAV – Sindicato de la Industria Audiovisual Rio de Janeiro 


·  SIAESP – Sindicato de la Industria Audiovisual del Estado de São Paulo 


·  APRO – Associación Brasilera de La producción de Obras Audiovisuales 


·  FUNDACINE RS – Fundación Cinema de Rio Grande do Sul 


·  SIAV-RS – Sindicato de la Industria Audiovisual de Rio Grande do Sul 


·  SINDAV-MG - Sindicato de la Industria Audiovisual de Minas Gerais 


·  SIAPAR-PR - Sindicato de la Industria Audiovisual do Paraná 


·  SANTACINE - Sindicato de la Industria Audiovisual de Santa Catarina 


·  ABRACI - Associação Brasileira de Cineastas 


·  APACI - Associação Paulista de Cineastas 


 

Personalidades: 


Nelson Pereira dos Santos (director) 

Lucy Barreto (director)


Cacá Diegues, (director) 

Renata Almeida Magalhães (productora) 

Paula Barreto (productora)


Bruno Barreto (director)


Walter Lima Jr. (director) 

Tizuka Yamazaki (directora)


Anibal Massaini (productor)

Paulo Mendonça (director de Canal Brasil)

Luiz Carlos Barreto (productor) 

Mariza Leão (productora) 

Glaucia Camargo (productora) 

Marcelo Santiago (director)