Murió Gené. Esa es la noticia. Pero los que transitamos el camino del Teatro, sabemos que esa no es la noticia. La noticia es que perdimos a un inmenso autor, actor, director, docente... a un hacedor de la Cultura, a un trabajador incansable de la belleza, a un militante del escenario, a un luchador de la pluma más exquisita, a un formador de principios. A un Maestro de maestros. Sobrarán ahora palabras de elogio a sus trabajos artísticos. Desde aquí preferimos despedir a uno de los socios más prestigiosos, al amigo, al compañero, al constructor de un compromiso ético y estético que se extrañará en las huestes culturales. ¡Hasta siempre, Juan! 

 

Murió Gené. Esa es la noticia. Pero los que transitamos el camino del Teatro, sabemos que esa no es la noticia. La noticia es que perdimos a un inmenso autor, actor, director, docente... a un hacedor de la Cultura, a un trabajador incansable de la belleza, a un militante del escenario, a un luchador de la pluma más exquisita, a un formador de principios. A un Maestro de maestros. Sobrarán ahora palabras de elogio a sus trabajos artísticos. Desde aquí preferimos despedir a uno de los socios más prestigiosos, al amigo, al compañero, al constructor de un compromiso ético y estético que se extrañará en las huestes culturales. ¡Hasta siempre, Juan!